miércoles, septiembre 03, 2008

Océanos

Pasa el tiempo y los recuerdos fluyen de un año para otro en el inmenso mar que es la memoria. Algunos se pierden en las profundidades, otros surgen a flote cuando menos te lo esperas y otros, en cambio, se matienen en la superficie para siempre.
Quizá en las profundidades de nuestro océano particular haya un fondo de memorias comunes a todos, memorias entre las cuales seguramente se encuentre el significado de una palabra olvidada como es "arbande".
Hablando de océanos, el verano ya está acabando aunque las temperaturas parecen decir lo contrario. A penas he podido ir a la playa aunque tampoco la echo de menos, pues siempre estará ahi, incluso en invierno. Ha sido un verano caluroso, lleno de desidia, de cosas malas y cosas buenas. Pero nunca lo suficientemente buenas, al menos no tanto como uno querría. ¿Qué pasa cuando crecemos? ¿Por qué nos cuesta más relacionarnos con la gente?
Parte del aislamiento de verano que causa la desidia típica de él se debe a no salir y no conocer gente nueva o, al menos, ambientes nuevos(o renovados). Hacer siempre lo mismo es aburrido y puede incluso romper vínculos interpersonales. Pero, aún así, nos da miedo hacer algo distinto. ¿Acaso no es una paradoja? Aborrecemos hacer siempre lo mismo pero tenemos miedo de hacer algo distinto.
Quizá si supiéramos un poco más como funciona nuestra mente podríamos responder a por qué cuando crecemos nos cuesta más relacionarnos con la gente y buscar nuevas experiencias. ¿Es posible que sea un miedo que crece en nosotros según avanza nuestra edad? Desde luego, si supiéramos a qué se debe todo eso, seguramente estaríamos más cerca de comprender el significado de "arbande".
Pero bueno, es verano, el tiempo pasa, nos hacemos mayores, buscamos la verdad de una forma un tanto errática y tendemos a quedarnos con lo primero que vemos. Discutimos y defendemos posturas que no sabemos muy bien lo que significan, confiamos nuestra vida a la ciencia hasta tal punto que no dudamos de su exactitud, pero nos aislamos de la gente. Algunos poetas dicen incluso que nos aislamos de nosotros mismos.
Pero, al final, siempre queda ese océano de recuerdos que fluye en nuestras mentes y qué es el pasado o el presente sino una porción de esos recuerdos. A veces me pregunto si arbande estará escondida en algún lugar debajo de esas maravillosas pero turbulentas aguas.

viernes, abril 20, 2007

Paréntesis

Tras mi viaje de meditación alrededor del mundo, contemplé las áridas tierras de irlanda donde no llueve y di mi primer viaje en avión. Mirar por encima de las nubes fue algo espectacular, que no había hecho antes. Me sentí inferior a esos niños pequeños para los cuales volar era ya parte de su rutina diaria.
No voy a decir que me gustara, pero tampoco me disgustó.
La gente siempre ha intentado ir a nuevos lugares, alcanzar lo inalcanzable, volar, nadar, bucear, reír...
Sin embargo, en un principio, no estamos diseñados para nadar, ni para volar, ni para bucear.
Nadamos, pero lento y de una manera que da risa. Por eso inventamos los barcos.
Buceamos, pero apenas aguantamos la respiración y, mucho menos, la presión. Por eso inventamos los submarinos.
Volamos, pero al segundo nos estampamos contra el suelo. Por eso inventamos los planeadores y aviones.
A fin de cuentas, si los inventamos, sería porque estábamos diseñados para inventarlos. Es decir, el ser humano SÍ puede volar. Las máquinas son parte de nosotros mismos.
Esto me hace pensar un poco en Arbande... ¿A caso una palabra no es parte del ser humano? Es decir, nuestro lenguaje, nuestros pensamientos, nuestras peleas, nuestros amores. Todo eso es fruto de nuestra imaginación y esfuerzo, como lo eran las máquinas antes mentadas. No en vano, el hecho de construir todo eso viene dado por la búsqueda de algo. Que si comunicación, que si felicidad, que si orgullo, que si reproducción...
Pero, ¿No somos en parte contradictorios? Para alcanzar la felicidad, sufrimos. Para volar libres, nos encerramos. Y sin embargo seguimos adelante.
Quizá sea ese espíritu el que nos haga llegar algún día a comprender qué es arbande.
Quizá con el tiempo, no nos preocupe nada más que ser felices. Y, para ser felices, tenemos que estar agusto con nosotros mismos y agusto con los demás. Es decir, con TODOS los demás.
Quizá, de nada sirve anhelar un segundo de felicidad, si podemos vivir felices por siempre...

Etiquetas:

lunes, marzo 19, 2007

Personalidad

Alejándose un poco de la tónica general de Arbande pero siendo igual de necesario, encontramos un tema a tratar el cual ya hemos estado viendo en las anteriores entradas. Hemos hablado de que para encontrar el significado de Arbande uno tiene que estar contento consigo mismo y que para ello necesita confiar en los demás. Sin embargo, no es tan fácil. Es algo que todo el mundo necesita hacer, pero hay gente que lo ve tan difícil que prefiere ni intentarlo. Ya sé que son cosas utópicas y utípicas pero... ¿y qué? Cuando el río suena agua lleva y aunque a veces sea diferente de lo que pensábamos, nunca está de más ir a ver ese agua.
Generalmente nos encerramos en nosotros mismos por algún hecho que nos hizo daño en el pasado. Se quebró nuestra confianza, nos humillaron, lo que fuera. Pero, ¿y qué?
Yo he estado en un aislamiento muy profundo, he perdido a casi todos mis amigos, precisamente por miedo a que supieran demasiado de mi y me traicionaran. ¿Y de qué me sirvió? De nada.
Durante un viaje espiritual sin moverme de mi ciudad, que duró más de un año, estuve junto con un amigo descubriendo un poco el camino a seguir. No lo llamábamos Arbande, era algo así como el código de un guerrero, una especie de código de honor para enfrenatarnos al día a día. Como los viejos Samurais que dejaban todo por lo que creían, fuera cierto o equivocado, intentamos diseñar nuestro propio Bushido.
Ésto me llevó a darme cuenta de muchas cosas de mi mismo. No es que no las hubiera visto, pero por fin tenía el valor suficiente para comerme mi arrogancia y reconocer mis defectos. Muchas veces la gente confunde "orgullo" con "arrogancia". Yo estoy orgulloso de haber reconocido mis defectos. Aunque todavía me queden. Y es que es el primer paso para corregirlos.
Sin embargo, he visto mucha gente que es incapaz de reconocer sus fallos y como vía de escape refleja sus defectos en los demás. A mi me lo han hecho varias personas, no sé si porque seré proclive a eso o de casualidad, pero no es algo demasiado agradable.
Te dan ganas de decírselo, que esas cosas son problemas suyos en realidad, pero que los enfocan de tal manera que, a sus ojos, parece que sean problemas de los demás. Con esa actitud jamás se podrá ser feliz. La gente se equivoca pero, ¿y qué? ¿Acaso hay que restregarle los fallos a la gente hasta el día en que se mueran cuando ya se lo dijiste en su día? Hay algunos que son graves, que impiden ser feliz pero no todo el mundo quiere ser feliz, aunque parezca extraño. Y muchos menos se atreven a descubrir qué es Arbande.
Sin embargo, yo soy un poco necio y me gustaría que todo el mundo pudiera ser feliz. Y cuando veo a gente que es incapaz de reconocer sus fallos por falso orgullo, se lo digo.
Es que, el falso orgullo va seguido de aislamiento, tristeza y, lo que es peor, paranoia. Como si todo lo malo te fuera a pasar a ti. Entonces dejas de valorar los problemas del resto de la gente y ves los tuyos como insalvables. ¿Y para qué sirve eso?¿Acaso te va a proteger de las cosas malas del mundo? Todo lo contrario, te conviertes en un blanco fácil. Lo sé porque yo tabién he sido así y a veces recaigo. Y, aunque sea difícil, sé que hay que ser humilde y reconocer cuando te equivocas, aunque nadie más lo haga.
Así se puede parecer débil, pero realmente se es mucho más fuerte que la mayoría de la gente.
Realmente, no es tan difícil encontrar el significado de Arbande.

Etiquetas:

domingo, marzo 04, 2007

Profundidad

¿Qué es Arbande? ¿Dónde se encuentra?
Llevamos mucho tiempo buscándole un significado. Ayer hablábamos de la confianza pero... ¿Y la conciencia? Y es que a veces, nos traicionan nuestros pensamientos más ocultos.
La confianza es algo necesario para cualquier relación humana, sin embargo, muchas veces por culpa de nuestra falta de autoestima(que es una cosa que sube y baja como la espuma) pensamos que nos están traicionando cuando no es así. O malinterpretamos palabras, intenciones.
Al final, todo eso lleva al caos, muy lejos de arbande.
Pero bueno, seguimos vivos, lo cual quiere decir que tenemos otra oportunidad para mejorar.
Realmente, hasta ahora, hemos estado hablando de la superficie de la profundidad. Escarbar en la mente humana en busca de arbande es una tarea complicada, una especie de laberinto en cuyas paredes está escrita la verdad, aunque nos confunde. ¿Realmente las personas son malas de por sí?¿Son malas de por sí?¿Hay moral universal?¿Está ahi arbande?
Yo opino que las personas son buenas de por sí, por lo que he podido ver. Sin embargo es el miedo lo que te vuelve malo. Pero miedo no es solamente asustarse y temblar. El miedo son muchas cosas. Entre ellas la soledad.
Y es que puedes estar solo aun estando rodeado de gente. Pero, ¿de qué te sirve tener la oportunidad si no la aprovechas? Si no ofreces tu confianza a los demás, siempre estarás solo.
Además, luego hay que ver que cada uno tiene sus motivaciones y defectos. Las virtudes no son importantes, a fin de cuentas, son agradables. Pero las motivaciones pueden no gustarnos del todo o alejar a las personas de nosotros, aunque por dentro queramos estar juntos. Arbande es la confianza en la distancia. ¿Quizá sea ese el significado de Arbande?Es decir, ¿Puede que Arbande sea lo más importante en el mundo?
Lo más importante no es el amor, ni el dinero, ni la vida, ni siquiera la salud. Lo más importante es la confianza. Porque con la confianza llega la vida, la salud y el amor. Y es de lo que más estamos carentes en esta vida. Arbande está cerca de eso.
Arbande es un faro que no logramos distinguir, una luz difusa en la noche que no sabemos bien qué puede ser.
Sin embargo, está amaneciendo.

Etiquetas:

viernes, marzo 02, 2007

Confianza

Arbande siempre ha estado ahi, esperando que le encontráramos un significado. Y nosotros se lo hemos buscado. Pero está claro que hasta que no consigamos conocernos no habrá manera de conocer nada más. Ya que Arbande quizá sea una parte de nosotros, de nuestra forma de ser.
Uno de los mayores puntos para llegar a conocerse a uno mismo es el título de esta entrada. Sí, la confianza.
La confianza hacia los demás nos permite conocernos mejor a nosotros mismos, aunque suene extraño. Conforme vas diciendo las cosas, se te van ocurriendo cosas nuevas reales sobre ti, siempre que no hayas intentado engañarte.
Y puedes pensar que no sabes como expresar lo que te pasa. Entonces es probable que no lo quieras admitir o que, sencillamente, no te pase nada. Sin embargo, si no intentas canalizar tus sentimientos al exterior, se quedan albergados en ti construyendo poco a poco una barrera que te impide ver las cosas con claridad. Es una barrera traslúcida que disfraza las cosas.
No tener confianza implica no solo no confiar en los demás, sino tener una imagen distorsionada de uno mismo y tener varios complejos como puede ser el complejo de superioridad, el de inferioridad o el victimismo.
Además, aquel que no confía en sus amigos nunca tendrá verdaderos amigos ya que esla base la confianza. ¿Y qué tiene que ver esto con Arbande?
Hemos intentado encontrar a arbande a través del pensamiento, pero no hemos podido.
Hemos intentado encontrar a arbande a través de la tranquilidad, pero tampoco pudimos.
Sin embargo, sí que hemos podido acercarnos. Aún así nos falta algo: Acercarnos a arbande a través de nosotros mismo.
Sin embargo, para llegar a uno mismo hay que pasar por los demás y para llegar a los demás hay que pasar por uno mismo. ¿Paradójico? No, la palabra es paralelo.
Hay una frase que dice: "no es posible amar a nadie si no te amas a ti mismo." Siendo amarse a si mismo una de las cosas que hemos visto que nos acercaban a Arbande. Desde reconocer nuestros defectos hasta apreciar nuestras virtudes.
Sin embargo, para tener plena conciencia de ello necesitamos conocernos mejor y para ello necesitamos relacionarnos con la gente. Establecer el vínculo de confianza que te permita ser tu mismo y no la máscara que a través de la desesperación y el aislamiento de la sociedad en que vivmos se ha ido creando.
Sin embargo, no siempre será fácil ya que la gente, en momentos de debilidad causada por cualquier motivo, puede usar la confianza que depositaste en ellos y usar alguna cosa tuya que le contaste para hundirte. Puedes pensar que eso no lo haría un amigo. Sin embargo, lo cierto es que todos podemos sentirnos heridos por nada realmente y arremeter contra cualquiera.
Sin embargo, esos golpes bajos no dolerán por el hecho de resaltarte un defecto, sino por el hecho de haber roto la confianza.
La confianza es un hilo muy valioso que se puede romper fácilmente, pero que cuesta mucho de elaborar. Sin embargo, es un riesgo necesario si deseas ser feliz.
Y para encontrar a Arbande, necesitas ser consciente de quién eres y de quiénes son los demás.
Quizá, todavía no estemos listos. El significado de Arbande se esconde tras la máscara de una vida llena de desconfianza. El instinto autodestructivo oculta la feliidad y nos la hace ver como algo utópico. Y hace lo mismo con Arbande.
Sin embargo, yo estoy seguro que una palabra no son solamente letras. Detrás de cada una siempre hay un significado. Y detrás de cada significado hay un sentimiento.
¿Quizá sea Arbande un sentimiento?

Etiquetas:

martes, febrero 27, 2007

Suerte

Quizás encontrar o no Arbande no sea cuestión de buscar y buscar. A veces ni se encuentra.
Éste tiempo de incertidumbre me ha llevado a pensar bastantes cosas y replantearme un poco el camino hacia la búsqueda del significado de Arbande. Además, ha sido bastante agradable ver el comentario de dos amigos a pesar del tiempo.
Supongo que, de alguna manera, la búsqueda ha de continuar, pues todavía no hemos encontrado nada.
Me he dado cuenta de que es más fácil pensar positivamente y constructivamente cuando la actitud es positiva. Sin embargo, cuando la actitud es negativa, se vuelve a los mismos errores del pasado, pues son la parte destructiva de uno mismo.
Arbande poco tiene que ver con eso.
Todos tenemos un lado autodestructivo que nos empuja a hacer cosas malas tanto para los demás como para nosotros, aunque cuando lo hacemos pensamos(queremos creer) que lo hacemos en nuestro beneficio.
Quizá es a causa del miedo a pasarlo mal que irracionalmente queremos pasarlo mal. El que tiene miedo a caerse se cae, el que tiene miedo a que le dejen acaba abandonado... Supongo que con ésto es igual.
Para poder encontrar el significado de Arbande, quizá primero deberíamos encontrar el significado de nuestro lado autodestructivo y conocerlo. Aunque suene extraño, hacerse amigo del lado malo. A fin de cuentas, no podemos borrarlo o hacer como si no estuviera, ya que en cualquier momento y cuando menos lo necesites, ahi saldrá. Y es bastante desagradable destrozarse a uno mismo.
Para poder hacerse amigo, pienso que lo primero que hay que hacer es intentar reconocerlo y no avergonzarse de ello. Hay que vencer al miedo.
O, cómo dijo Rocky una vez, el miedo es como una llama que te va quemando. Si la controlas, puede ser devastadora pero, si te controla ella a ti, acaba consumiéndote.
No sé cómo se le ocurrirían esas cosas, supongo que le darían demasiados golpes.
Sin embargo, quizá sí que tenga algo que ver con Arbande.
A fin de cuentas, ¿Cómo vamos a encontrar el significado de Arbande si no somos capaces de conocer nuestro significado?
No obstante, también es cierto que el azar juega un papel importante, pues muchas veces no somos conscientes de nuestro lado malo hasta que aparece varias veces. Puede ser de forma muy sutil o de forma brusca, pero si no se revela, es difícil intuirlo.
El secreto es haber vivido.
Quizá, para descubrir Arbande, sea tan necesario buscar como vivir y encontrarse con cosas buenas y malas y salir adelante. Conocerse a uno mismo para poder comprender a los demás. Quererse a uno mismo para poder querer a los demás. Encontrarse un significado para poder encontrar a Arbande.
Son caras del mismo dado, quizá no estemos tan lejos de Arbande como creemos. Aunque eso no implica que vayamos a descifrar el misterio ni tarde ni temprano.
El tiempo, como siempre, será el que nos revele el desenlace.

Etiquetas:

martes, septiembre 26, 2006

Tranquilidad

Asistimos al cambio de estación, sin saber todavía gran cosa de Arbande. Unos piensan que es una filosofía, otros que es algo trascendental. Yo sé que, de momento, no es más que una palabra que se resiste a ser descubierta, a ser clasificada y ser olvidada. De momento, sólo existe en silencio, sin decir nada, como miles de cosas que desconocemos.
Pero el hecho de que no la podamos ver o tocar no significa que no esté ahi. Y con ésto no estoy diciendo que dios exista ni que los extraterrestres crearan la tierra. Simplemente, hay cosas que desconocemos y existen... Pero también las hay que creemos conocer y luego son una falacia, un convenio inventado por unos pocos para hacernos pensar que debemos seguir un camino establecido, que debemos ser buenos para no ser castigados, que el viento sopla por motivos ajenos a la naturaleza.
No obstante, si queremos darle sentido a las cosas, lo único que hace falta es tranquilidad.
¿Alguna vez has intentado sentir la savia de los árboles fluyendo a través de ellos? Yo sí.
No soy la persona más tranquila, ni la más buena, pero intento mejorar con cada paso. Intento descubrir Arbande. Y no sólo eso, intento descubrir que hay detrás de cada uno de nosotros, y cómo alcanzar la felicidad. Exacto, no somos diferentes de los filósofos griegos que, contrariados, acabaron su existencia sin conocer la felicidad... ¿o sí la conocieron?
La felicidad va precedida de la tranquilidad. Y está lejos del stress... vivimos para trabajar, trabajamos para vivir. Enfocas todos tus conocimientos para un hecho menor. Focalizas todo tu potencial en acumular riquezas. Pero la riqueza acumula personas. Y con ellos desastres, guerras, injusticias, corrupción. Arbande está lejos de la riqueza.
Sin embargo, nosotros no podemos huir de ella, de su ciclo... de momento.